Docentes reciben distinción por la excelencia de su labor

*María Cecilia Astudillo de Civil, Guillermo Avendaño de Biomédica, Alejandro Dinamarca de Nutrición, Fernando Leiva de Medicina y Harvey Rosas de Estadística fueron premiados.

Con la presencia del filósofo francés Jacques Rancière, recientemente condecorado como Doctor Honoris Causa por la Universidad de Valparaíso, se realizó la ceremonia de Reconocimiento a la Excelencia Docente, iniciativa que valora a aquellos académicos que realizan un trabajo destacado, cumpliendo con la misión y el proyecto educativo de la institución.

Durante su presentación, Rancière hizo alusión a su obra publicada en 1987 “El maestro ignorante, cinco lecciones sobre la emancipación intelectual”, relevando los conceptos de igualdad, educación, filosofía y política, los cuales son considerados como ejes fundamentales en el trabajo académico.

Este año los docentes distinguidos fueron María Cecilia Astudillo, de Ingeniería Civil; Guillermo Avendaño, de Ingeniería Civil Biomédica; Alejandro Dinamarca, de Nutrición y Dietética; Fernando Leiva, de Medicina, y Harvey Rosas, del Instituto de Estadística.

El jurado que tuvo la labor de decidir quiénes serían los profesores distinguidos estuvo integrado por Adrián Palacios, director de Investigación; Marisol Tejos, decana subrogante de la Facultad de Ciencias, y Fernando Lobos, consejero de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales. En la ceremonia participaron autoridades universitarias, directores de Escuela, jefes de carrera, académicos, estudiantes y familiares.

Reconocimiento de los pares

Para María Cecilia Astudillo, la distinción es “un orgullo verdadero, una alegría maravillosa que sean mis pares quienes hayan reconocido mi esfuerzo y también los alumnos, porque esto también viene como implicancia de las evaluaciones docentes. Es un premio de la Escuela al esfuerzo que uno ha hecho, al trabajo y a la labor que uno sigue haciendo con cariño, por lo que es muy significativo”.

Mientras, Guillermo Avendaño señaló estar muy agradecido, ya que “es importantísimo para una persona que se ha dedicado tantos años a la docencia, a la investigación y a la actividad académica recibir un reconocimiento. Es muy grato y sobre todo muestra que los estudiantes han alimentado esto, es la opinión de ellos sobre lo que se ha hecho durante tantos años. Es lo innovador y creativo de la docencia lo que se está reconociendo, estoy muy contento y muy agradado por todo esto”.

“Por primera vez la UV me da un reconocimiento de este tipo, porque ya he tenido otros en investigación, así que lo valoro bastante, sobre todo por lo que dijo el rector en el sentido que no es una autoridad la que entrega el reconocimiento, ni es discriminado o dictaminado de alguna manera, sino que viene de los propios pares que evalúan antecedentes objetivos”, agregó.

Aprender de los estudiantes

Alejandro Dinamarca, encargado de realizar el discurso en nombre de los premiados, aseguró que “es un enorme orgullo tener esta distinción, básicamente porque estamos en una universidad donde la docencia es importante y ha tenido avances significativos”.

Añadió: “El éxito en la docencia se basa en aprender de nuestros estudiantes; en la medida en que vamos entendiéndolos en el aula, en el laboratorio y en la investigación científica, efectivamente se tienen logros significativos. Nuestros estudiantes en la Facultad de Farmacia son capaces e independientes, y finalmente cuando egresan tienen la capacidad de elegir y forjar su futuro. Estoy extremadamente agradecido de haber podido ejercer la docencia con estudiantes de muy buena calidad”.

En tanto, para Fernando Leiva, profesor de ortopedia y traumatología de la Escuela de Medicina, la distinción es “un privilegio, un reconocimiento importante a un docente, porque conlleva un compromiso con una universidad estatal que siempre hemos tenido muy presente. Lo importante es que se tomó en cuenta la opinión de los alumnos para elegirnos y de eso estoy orgulloso, muy contento que nuestros estudiantes tengan la oportunidad de manifestarse a través de algún docente”.

El profesor Harvey Rosas señaló por su parte que “tiene un valor especial que sean pares los que están decidiendo que efectivamente un trabajo o un esfuerzo deba ser reconocido, en eso estoy de acuerdo que es gratificante. No obstante, en varias conversaciones con colegas y autoridades he expresado que lo que hacemos los galardonados, no es otra cosa que poner en práctica e implementar lo que sabemos que otros colegas también están haciendo”.

Emancipación intelectual

En sus palabras de cierre, el rector Aldo Valle destacó la importancia de que la distinción no provenga de la autoridad universitaria, sino de los propios pares y estudiantes, lo cual permite profundizar el trabajo al interior de la institución, potenciando el concepto de personas emancipadas intelectualmente, lo que —siguiendo lo declarado por Rancierè—, les ayudará a tomar las mejores decisiones.